Historia del Arte

Organización social de los hititas

La sistemática labor de los escribas hititas ha permitido conocer con detalle cuál era la organización social del Imperio. La estructura política se basaba una federación de estados sometida a la autoridad central del Gran Rey, que aglutinaba a poblaciones de raza, lengua y culturas distintas.

La monarquía era constitucional, y el Gran Rey compartía el poder con los nobles, lo que se reflejaba en la existencia del Pankus, asamblea a la que el rey debía someter a consideración cualquier asunto importante.

La sociedad hitita se caracterizaba por una gran mezcla racial y cultural. En esta compleja amalgama social, los llamados hombres libres constituían la clase media, formada por guerreros, colonos, artesanos y campesinos.

La clase inferior de la sociedad hitita estaba formada por los esclavos, procedentes en su mayoría de los prisioneros de guerra, que recibían un trato humano muy superior al que se acostumbraba en otras civilizaciones de Oriente. Otro grupo social importante estaba formado por la milicia, pues el gran Imperio de Hatti fue un estado que se desarrolló mediante la acción militar.

Finalmente, cabe considerar que en la sociedad hitita no había una religión única sino que existían muchas religiones, mezcladas, además, con múltiples cultos locales. Tanto es así que en los textos antiguos se recoge la denominación de «país de los mil dioses». En él se daban cita las divinidades de todos los pueblos sometidos que integraba el Imperio, aunque los hititas no eran politeístas, pues cada pueblo o ciudad reverenciaba solamente a un dios local.

arte hitita

Detalle de un ortostato con la representación de un guerrero procedente de Karkamis.

Volver a Arte hitita