Historia del Arte

Louis H. Sullivan

Nacido en Boston, en el seno de una familia de raíces francesas e irlandesas, Louis Henry Sullivan (1856-1924) fue uno de los máximos exponentes de la denominada Escuela de Chicago.
Durante su período de formación, Sullivan trabajó en los despachos de Frank Furness en Filadelfia y William Le Barón Jenney en Chicago, y posteriormente se embarcó rumbo a París en 1874, deseoso de conocer el manantial originario de las nuevas teorías de la arquitectura. En Francia conoció la obra y el pensamiento de Viollet-le-Duc y, fascinado por las experiencias de pintura mural que éste había llevado a cabo para la decoración interior del castillo de Pierrefonds en las postrimerías del Segundo Imperio e influido por su experiencia parisina en el taller del racionalista Auguste Vaudremer, volvió a su país con nuevas ideas, de las cuales una célebre frase es su más exacta traducción: Form follows function (la forma es resultado de la función). La situación que encontró Sullivan en su país, a su regreso de París, estaba determinada por una dualidad: una nación abierta a algo nuevo, pero ligada todavía al imperialismo europeo y decidida a asumir e imitar las formas y estilos del viejo continente. Los arquitectos americanos habían sustituido el greek revival por el neogótico, y los textos de Ruskin, Pugin y Viollet-le-Duc sustituyeron a los de Palladio, Adamy Winckelmann. El historicismo seguía presidiendo los razonamientos y las soluciones constructivas en este país. Pero por otro lado, los altos precios del suelo urbano, los nuevos materiales de construcción y los avances tecnológicos, en especial el ascensor y la estructura de acero, facilitaban el desarrollo de nuevas soluciones formales y estructurales con la aparición del edificio de gran altura.
Ante estas perspectivas, Sullivan decidió dedicar sus esfuerzos a la creación de un lenguaje constructivo acorde con la ciudad y las nuevas necesidades generadas en ella durante los últimos años. Se asoció con el ingeniero Dankmar Adler, hombre de gran reputación por sus conocimientos técnicos, creando la firma Adler & Sullivan. Sus primeros encargos fueron pequeñas residencias y oficinas, almacenes y tiendas en los que comenzó a experimentar el nuevo estilo constructivo. Desde una perspectiva técnica, Sullivan trató de descubrir la correcta utilización de las estructuras metálicas y de resolver los problemas de cimentación en el fangoso subsuelo de Chicago, así como los de acondicionamiento (luminosidad, circulación vertical y climatización); desde el punto de vista estético, se preocupó especialmente por la expresión de la estructura metálica al exterior y por la unificación compositiva, utilizando proporciones, escala, ritmos y ornamentos apropiados al tamaño y a las funciones del edificio.
El Borden Block (1879-1880), el Rothschild Store (1880-1881) y el Troesher Building (1884), construidos por Sullivan en Chicago, ejemplifican su búsqueda de un lenguaje apropiado para los altos edificios de oficinas. Sus dudas entre horizontalidad y verticalidad, pilares y maineles, realismo estructural y pintoresquismo ornamental son patentes en estas primeras obras.
La fama de Adler & Sullivan empezó con el Auditorium Building de Chicago, un edificio con una sala I permanente para ópera, baile y conciertos que iba a ser la obra más importante de la ciudad. Al auditorio se le añadió un hotel, unas oficinas y un restaurante con el fin de hacer más rentable el proyecto. Adler se encargó de las soluciones acústicas y técnicas, Sullivan de su organización compositiva y estética. En la fachada se entrevén las formas claras y simples influidas por Richardson en la obra de Sullivan; el barniz estilístico del conjunto no oculta su uniformidad rítmica. La decoración se atenúa hasta casi desaparecer, la ornamentación interior sigue el gusto de su arquitecto por las formas orgánicas.
La forma estética apropiada para el edificio alto de oficinas lo halló Sullivan en el Wainwrigth Building de Saint Louis (1890-1891) y la perfeccionó en el Guaranty Trust Building de Buffalo (1894-1895).Tras un análisis de los requerimientos de este tipo de edificios, y ayudado por sus conocimientos en la composición clásica, llegó a la conclusión de que el problema de las fachadas tan altas radicaba en hacer de ellas un todo comprensible y no una desmadejada colección de pisos y columnas. Los dos edificios muestran su maestría en el dominio de la masa, el ritmo y el ornamento.
En 1895 se disolvió la compañía Adler & Sullivan y se inició un período difícil para la carrera de Sullivan. Durante esa época escribió sus obras y artículos fundamentales: Kindergarten chats (1901), Autobiography of an idea (1922-1923), A system of architectural ornament according with a philosophy of man’s power (1922-1923). En las pequeñas ciudades de provincia encontró una nueva clientela; el National Farner’s Bank de Owatonna fue uno de los primeros encargos de este período y en él realizó su mejor proyecto de interior, diseñando incluso los muebles y lámparas.
Pero después de este logro, sus obras parece que fueron a menos. El ornamento perdió el sentido orgánico para hacerse independiente de la estructura y de los materiales, y fue aplicado arbitrariamente. La ley de Sullivan era ajena a las dos teorías que habían sido los gérmenes de la arquitectura moderna: romanticismo y mecanicismo. Sobre las sólidas bases establecidas por el arquitecto Richardson, Sullivan puso la piedra fundamental de la nueva arquitectura orgánica, cuyo principal creador sería uno de sus discípulos, Frank Lloyd Wright.

arquitectura

Entrada principal del Farmers and Merchants Union Bank, de Louis H. Sullivan. Este edificio no sólo es una obra magistral por su unidad volumétrica y formal, sino también por la audacia de los elementos decorativos de su fachada en la que se hace patente las formas estéticas propias del modernismo europeo, no exentas de cierto barroquismo, a pesar de que reclamaba prescindir de los ornamentos para apreciar los edificios en su «agradable desnudez».

Realismo