Historia del Arte

La herencia otoniana en Alemania

Durante el período románico, Germania ocupa lugar preponderante entre las naciones de Europa. Los emperadores germánicos, sucesores de Carlomagno, tienen siempre el propósito de restablecer en su integridad el Imperio carolingio, y contando con sus partidarios gibelinos, invaden con frecuencia Italia, someten a Roma varias veces, e incluso se instalan en la región meridional, que les correspondía por derechos heredados de la emperatriz Constanza, sucesora de la dinastía de los reyes normandos de Sicilia.

Además, la Sajonia de esta época, apenas convertida al cristianismo, tenía fe nueva de neófito y sentía un entusiasmo juvenil por la guerra y aventuras. Turingia, con las minas de plata del Harz, daba al país medios abundantes para emprender obras y construcciones de importancia. No es, pues, de extrañar que en el Rin los emperadores y obispos, sus vasallos, enriquecieran las ciudades con nuevas iglesias, y que hasta las mismas princesas participasen de este entusiasmo general.

La característica, sin embargo, de la escuela románica en Alemania es la persistencia de las formas y gustos de la época otomana. Todos los tipos de la construcción carolingia y otomana tienen su réplica en la Germania románica, lo mismo los edificios de planta concentrada, como eran los de Germigny y Aquisgrán, que los de planta basilical con columnas de imitación clásica.

Las iglesias de este tipo basilical son las más abundantes en el románico alemán. Están cubiertas con un techo plano de maderas pintadas y las naves divididas por hileras de columnas con capiteles, que bárbaramente quieren imitar los modelos clásicos. El fuste de las columnas es de una sola piedra, como lo eran a veces también en la antigüedad, pero los constructores no se atreven a apoyar los arcos de los muros divisorios únicamente sobre columnas así aisladas, y las alternan, de dos en dos, con pilares cuadrados, a los cuales atribuían mayor resistencia que a los fustes cilíndricos.

Esta alternancia de pilares y columnas hizo aparición por primera vez en San Ciriaco de Gernrode (iniciada en 961) sin otro propósito que el de marcar una alternancia rítmica. Ya veremos que a partir de la construcción de San Miguel de Hildesheim, esta alternancia tendrá -además- una significación estructural.

Muchas de las iglesias románicas alemanas tienen dos ábsides, uno a cada extremo de la nave, disposición tradicional desde la época romana, pues se encuentra ya en la basílica Ulpia, en el Foro Trajano. Que subsistió en la época carolingia, lo podemos apreciar en la planta basilical con dos ábsides afrontados de la iglesia del monasterio de Saint-Gall.

En ocasiones, en la pared circular de los ábsides se abren, en el grueso del muro, absidiolas; otras veces se construyen asimismo ábsides en el crucero, como en la abadía de Konigslutter. Sin embargo, la circunstancia especial de los dos ábsides mayores afrontados, uno a cada extremo del edificio, obliga también muy pronto a disponer dos transeptos correspondientes a estos dos ábsides, para dar simetría a la iglesia; sólo que, habiéndose introducido después la costumbre de disponer una girola alrededor de uno de dichos ábsides mayores, acabó de caracterizarse éste como santuario, mientras que el otro, situado en el extremo opuesto, quedaba reservado al coro.

Los ejemplos más típicos de estas basílicas germánicas de tradición carolingia son las dos grandes iglesias de San Miguel y San Gotardo, de Hildesheim. Fueron construidas en dos épocas diferentes, y la primera, o sea la de San Miguel, pertenece al gran período del abad Bernward, quien era de procedencia aristocrática, preceptor del hijo del emperador, y durante el gobierno de su abadía demostró un gusto extraordinario por la construcción y las artes.

La iglesia de San Miguel de Hildesheim tiene tres naves, con las columnas combinadas con pilares, y dos ábsides opuestos con dos transeptos; fue comenzada en 1001, aunque no se terminó hasta 1033. Lo más interesante es el papel que juegan los dos cruceros (espacios cuadrados determinados por el cruce de la nave central con cada uno de los dos transeptos). Ambos cruceros están fuertemente acusados al exterior por sendas torres que los coronan. Su superficie cuadrada fue utilizada como unidad de medida para la nave central, que comprende una longitud equivalente exactamente a tres de estos cuadrados.

arte románico

Iglesia conventual de San Ciríaco de Gernrode. Construida entre los años 960 y 980 para una abadía femenina, esta iglesia anticipa el arte románico por las dimensiones, por cómo se articulan sus partes, por el ritmo de sus soportes y por la escultura elaborada de sus capiteles.

Sigue leyendo >>>