Ars Erotica

Las diversas y a veces contradictorias interpretaciones de las imágenes eróticas del mundo clásico proceden en gran medida de conceptos y prejuicios de nuestra moderna mente occidental: Ahora pensamos que el erotismo tiene un uso y se busca una explicación, según unos religiosa, según otros de incitación pornográfica, otros aun ven una especie de propaganda de género. Argumentan los primeros que la mayor parte de las piezas con escenas eróticas aparecen en las tumbas de Etruria, y estos etruscos pornófilos darían a estas imágenes un carácter religioso y funerario.

Los segundos se fijan en que, en Grecia, en la mayor parte de los casos, las escenas eróticas aparecen en formas cerámicas relacionadas con el banquete, y por lo tanto, en el ambiente lúdico de la bebida en común, las imágenes de los vasos servirían como estímulo para la libido, algo similar a la pornografía actual. Las/os últimas/os ponen el énfasis en las «humillaciones» sexuales hacia lo femenino y en el deseo erótico asimétrico de griegos y romanos.

Tienen razón. Pero ¿por qué no aceptar varias explicaciones a la vez? Todas las ideas expuestas en las páginas anteriores sobre el erotismo sobrenatural y mágico seguramente son recibidas también de alguna manera en las escenas de sexo explícito.

Y tal vez sea inútil afirmar que exista un solo uso. ¿Son los etruscos los que buscan escenas eróticas para sus tumbas? Dada su afición a las copas y a los vasos de bebida, ¿llegan éstas a través de un comercio de segunda mano a los ajuares funerarios de las tumbas de Etruria? ¿Han sido fabricadas y pensadas primero para la estimulación libidinosa del ateniense en el banquete?, ¿o ambas cosas? ¿Es de algún interés interpretar el ars erótica como una simple expresión de propaganda machista? ¿Son, en fin, las imágenes un simple espejo de una práctica sexual real? ¿Encontraremos en ellas otra cosa que un prosaico reflejo de la realidad? ¿Por qué razón y de qué manera se construyen estas imágenes de sexo, de pornografía si se quiere, en Grecia y Roma?

Volver a Arte clásico y erotismo