Historia del Arte

La catedral de Roda de Isábena

Capital política y religiosa de la Ribagorza, Roda de Isábena es sin duda la más pequeña de las poblaciones hispanas con catedral, si bien en el Concordato de 1851 se rebajó su dignidad episcopal a la categoría de humilde parroquia del lugar.

La instauración de la mitra en esta ciudad fue consecuencia del expreso deseo de la aristocracia aragonesa, interesada en convertir la comarca en un símbolo de afirmación nacional frente al metropolitano de Narbona y al obispado de la Seo de Urgel, afín a la casa condal de Barcelona.

Ascenso y ocaso de una sede episcopal

El establecimiento de la diócesis de Roda supuso, además, la completa erradicación del paganismo y la idolatría, que hasta entonces habían convivido por estas tierras con el Cristianismo, gracias a la creación de un buen número de iglesias y monasterios sujetos directamente a la autoridad del obispo. Su papel en la implantación de la reforma benedictina para sustituir a la antigua liturgia hispanogoda fue también decisivo.

La nueva sede episcopal se consolida en el año 939 bajo la prelatura de Atón, hijo de Ramón I; poco tiempo después, en el 956, se documenta la primera consagración de la nueva catedral, siendo obispo Odisendo, hijo de Ramón II.

En 1006, tras la devastadora campaña de Abd-al-Malid, descendiente directo de Almanzor, la ciudad queda en ruinas y la diócesis pasa a ser sufragánea de la mitra de Urgel. Así permanecerá hasta que, transcurridos doce años, Sancho el Mayor impulsa la reconstrucción de la primitiva basílica de San Vicente (consagrada en 1030 por Arnulfo) y logra, de nuevo, la independencia tanto de Urgel como de Narbona.

Con la reconquista de Lérida, en 1149, y la consiguiente restauración de su diócesis, la catedral de Roda se integra en la catalana; a partir de entonces los nuevos obispos ostentarán el título de prelados «de Lérida-Roda». No obstante, en San Vicente permanece una comunidad de canónigos regulares de San Agustín, cuya saneada situación económica cristaliza en la envergadura de los proyectos edilicios que acometen.

turismo aragón

Volver a Catedrales de España