El primer arquitecto: Imhotep

Funcionario de Zoser -faraón de la III Dinastía-, Imhotep fue un personaje que mostró su saber y su talento en diversos terrenos. Aparte de arquitecto, fue también sacerdote, escritor, mago y médico, aunque fueron sus aportes en el campo de la arquitectura los que dieron verdadera fama y prestigio, hasta el punto de que su figura llegó a ser adorada en el templo de Hatshepsut.

Imhotep

Estatuilla de Imhotep del período tolemaico (Musée du Louvre, París).


De sus obras destaca especialmente la construcción, para el faraón Zoser, de la necrópolis de Menfis, en Saqqarah, que revolucionó por completo el panorama de la arquitectura egipcia. Entre las principales innovaciones de Imhotep deben subrayarse, entre otras, el empleo de la piedra como material de construcción en lugar del adobe, como tradicionalmente se había hecho hasta entonces.

Asimismo, fue la primera vez que se hizo un edificio destinado a acoger el culto funerario, con un área de edificios dedicados a la festividad egipcia del Heb-Sed. Y se consiguió fundir en todo el complejo las dos tradiciones arquitectónicas del Alto y del Bajo Egipto, con elementos que posteriormente tendrían continuidad, como la pirámide y el templo funerario.

De hecho, la joya de todo el conjunto es la pirámide. Una muestra de la influencia inmediata que ejerció puede verse en las obras que se llevaron a cabo bajo el mandato del siguiente faraón, Sekhemkhet.

Arte egípcio