El más allá y la condición humana

Desde épocas remotas, el ritual funerario etrusco incorporaba una serie de pasos previos ineludibles: la exposición del difunto en un ambiente doméstico, la lamentación de los miembros de su familia (a menudo también se contrataban los servicios de plañideras profesionales), así como la colocación del ajuar funerario, formado por posesiones del difunto y ofrendas de sus seres queridos.

En el período Proto villanoviano aparecen enterradas urnas para cenizas en forma de cono invertido, o de cabaña, recreando el ambiente en el que vivió el difunto hasta su muerte, acompañadas de varios elementos requeridos para el viaje al reino de los muertos.

En el Villanoviano I, con la aparición de una sociedad jerarquizada, los ajuares funerarios varían según el rango social de la persona fallecida. Las necrópolis de esta época presentan urnas cerámicas con motivos estilizados y geométricos, entre los que destacan el disco solar y la esvástica aria.

En el Villanoviano II las decoraciones de las urnas recuperan las figuras humanas, fruto del contacto de los etruscos con pueblos extranjeros. También se han hallado fíbulas y otros accesorios en oro, ricamente decorados mediante la técnica de la filigrana.

Finalmente, en el llamado período Orientalizante, las necrópolis se convierten en verdaderas imitaciones del mundo de los vivos. En este momento fructifican los túmulos principescos, como los hallados en el yacimiento de Cerveteri, los cuales, junto con las tumbas de Tarquinia, son dos de los mejores ejemplos de arte funerario etrusco.

arte etrusco

Urna funeraria de empaste procedente de la necrópolis de Cerveteri.

Volver a Arte etrusco