Amedeo Modigliani: Constant Lepoutre

Constructor de marcos y marchante de arte, Constant Lepoutre tenía su tienda primero en la Rué Lafitte y luego, en 1918, se trasladó al 23 de la Rué de la Boétie.

Conoció la obra de Modigliani con ocasión de la muestra organizada por Kisling y Ortis de Zarate en el estudio del pintor Lejeune, en noviembre de 1916.

Movido a compasión por la situación económica de Modigliani y reconociendo su talento, Lepoutre decidió ayudarle. Unas semanas después de la clausura de la exposición, el artista se quedó sorprendido por la generosidad del marchante, que según parece le proporcionó los materiales para pintar, la modelo y veinte francos, además de dejarle todos los días en la mesa un cuartillo de ron. «¡Lepoutre es un señor!» añadió.

En vez de devolverle el dinero que le debía, Modigliani le hizo su retrato.

Le pidió que posara con la chaqueta amarilla y el gorro negro del trabajo.

Como la obra no fue apreciada por su familia, Lepotre la cedió por cien francos a Zborowski, que a su vez, le vendió a Roger Dutilleul, siendo el primero de una larga serie de cuadros de Modigliani coleccionados ávidamente por él sobre todo entre 1918 y 1925.

historia de la pintura

Constant Lepoutre, 1917
Óleo sobre lienzo, 92 x 65 cm.
Colección particular.

Volver a Vida y obra de Amedeo Modigliani