Amedeo Modigliani: El violoncelista

Fue realizado por Modigliani hacia finales de 1909. Junto con otra versión un poco más pequeña, que lleva en el reverso un retrato del escultor rumano Constanti Brancusi, amigo y mentor del artista, fue expuesto en el Salón de los Independientes en marzo de 1910, en los invernaderos de la Orangerie de las Tullerías.

Según Jeanne Modigliani (1958), el cuadro se hizo en el estudio que el pintor había encontrado a finales de 1909 en Montparnasse, en el primer piso de una casucha de tejado de hojalata en el 14 de la Cité Falguiére, llamada «Villa Rosa» por el color de los muros de la construcción principal.

Marc Restellini (2002), basándose en las informaciones del hijo de Paul Alexandre, cuenta que el violonchelista era un vecino de Montmartre del pintor, no de Montparnasse, donde está la Cité Falguiére.

A pesar de la dificultad de reconstruir con exactitud los traslados de Modigliani entre Montparnasse y Montmartre en esta época, está claro que, de acuerdo con la necesidad, firmemente expresada por el pintor, de representar a personas conocidas y «vivas», escogió a un amigo como modelo y, a diferencia de lo que hará en los retratos posteriores, coloca a la figura en un ámbito bien definido.

Detrás del músico se ven la cama y la chimenea, con el fin de establecer una relación espacial coherente entre el músico y la habitación en la que se encuentra, un recurso del que Modigliani se liberará en los años siguientes y que se puede relacionar con las reflexiones sobre la producción de Cézanne.

La línea delgada y deslizante que caracteriza el perfil de la figura, la forma del instrumento y el movimiento del brazo aparecen como el inicio del proceso que conduce al estilo maduro del pintor, en el cual sólo la línea constituirá la esencia de la estructura plástica y del movimiento del modelo retratado.

Amedeo Modigliani

El violoncelista, 1909
Óleo sobre lienzo, 130 x 80 cm.
Colección particular.

Volver a Vida y obra de Amedeo Modigliani