Paul Klee: Máscara de joven actor

Es una de las máscaras más bellas pintadas por Klee en la época de la Bauhaus y posee semejanzas con célebres ejemplos de retratos del arte oriental, como la Cabeza masculina de Hokusai de 1906.

Arrugas similares surcan el rostro, marcándolo de un modo casi grotesco. La actitud frontal elegida por Klee, a diferencia del escorzo por el que opta el pintor japonés, confiere el cuadro la estilización hierática y casi cómica que resulta apropiada a su condición de máscara.

La líneas que cruzan el rostro y la mueca de la boca entreabierta parecen equivalentes entre sí, mientras que los ojos cerrados recuerdan en parte un autorretrato del artista realizado en 1919.

La composición en sí, con el cuello de sólida base y la cabeza oval, de frente despejada, hace pensar en algunos aspectos en la famosa Cabeza amenazadora, una grabado de 1905 que forma parte del ciclo de las denominadas Invenciones.

Con el uso de los colores complementarios rojo y verde ante un fondo oscuro, Klee realza la intensidad de la imagen, al tiempo que la máscara parece revelarse, en toda su ambigüedad, como un máscara de un actor infantil que tuviera que representar un papel de adulto.

La mirada-no mirada, que se filtra por las rendijas donde tendrían que estar los ojos, posee una melancolía increíble, al igual que la boca parece guardar palabras enigmáticas.

historia del arte

Máscara de joven actor, 1924.
Óleo sobre lienzo, cartulina y tabla, 36,7 x 33,8 cm.
The Museum of Modern Art, Nueva York.

Vida y obra de Paul Klee