Historia de la Cerámica: Alemania, cerámica blanca vidriada a la sal

Las cerámicas blancas se desarrollaron alrededor de 1550 en Siegburg, sobre el río Sieg. Cuentas relacionadas con los ceramistas se encuentran por primera vez en 1427, lo cual indica una industria bien establecida. Los gremios protegían tanto a los ceramistas como a la industria, y hay registros de largas tradiciones familiares de cientos de años.

La primera cerámica producida en esta zona, antes de 1400, era dura y vitrificada, hecha con una arcilla marrón o gris oscura. Más tarde se hicieron jarras torneadas en la rueda y dejadas con moldeados de dedos en la base, lo que se conoce a menudo como decoración de costra de pastel, y embellecidas con sencillas aplicaciones de rosetas y caras grotescas.

Alrededor de 1400, la arcilla se preparó más cuidadosamente y se utilizaron moldes de madera o metal para hacer decoración en relieve, que se aplicaba a la vasija. También se hicieron altas jarras rojas, Roit Kroichen, con anillas de arcilla en las asas, hasta que se hizo más popular la producción de cerámica blanca y cesó en Siegburg la producción de jarras rojas.

Alrededor de la mitad del siglo XVI, se desarrolló la cerámica blanca más fina. La pasta blanca utilizada para hacer vasijas no reaccionaba demasiado bien con la sal y el vidriado era más delgado y menos brillante que el que se obtenía sobre las anteriores cerámicas marrones.

Las formas incluían picheles para beber, altos, ligeramente cónicos y aguamaniles con largos caños, imitando formas metálicas para dispensar el mejor vino, jarrones complicados, grandes candelabros y jarrones de balaustre. La decoración en relieve, finamente tallada, incluía temas religiosos como el Jardín del Paraíso, la Tentación, la Anunciación, la Última Cena y la Flagelación; en contraste fueron también populares escenas anticatólicas, mostrando a clérigos y frailes en escenas de libertinaje salvaje, escenas mitológicas y enseñas heráldicas.

Se hicieron, en moldes, vasijas más grandes o más complicadas, pero las vasijas torneadas a mano se dejaron a menudo con las huellas del torneado, dándoles una apariencia agradable y vivaz. Las jarras altas torneadas eran graciosas y elegantes.

Historia de la cerámica