Historia de la Cerámica: Gran Bretaña, porcelana

El descubrimiento de la manufactura de la verdadera porcelana, esto es, porcelana cocida a alta temperatura a la manera de China, conocida a veces como pasta dura, se hizo por primera vez en Europa a comienzos del siglo XVIII.

Naturalmente el descubrimiento tuvo un efecto profundo en el diseño y producción del barro cocido contemporáneo. Johann Friedrich Bottger, un químico alemán, descubrió el secreto de cómo hacer porcelana, mientras trabajaba para el Elector de Sajonia, en 1709.

Sobre la base de este descubrimiento se estableció la factoría de Meissen en 1710, bajo su dirección, para producir vasijas y ornamentos para uso de la familia real. Las vasijas se pusieron en el mercado en 1713. Más tarde se establecieron factorías en otros países por trabajadores renegados de Meissen.

La llamada porcelana de pasta blanda, hecha por adición de una frita vítrea a la arcilla, fue inventada por factorías que deseaban producir piezas de porcelana. La técnica condujo a dificultades de producción, porque las piezas debían cocerse a una temperatura exacta; si se sobrepasaba ligeramente, las piezas se deformaban, perdiendo su figura en la cocción. Sin embargo, su ventaja consistía en que, a temperatura de cocción del barro cocido, se obtenía una cerámica delgada de cuerpo translúcido, parecida a la verdadera porcelana.

La primera factoría de porcelana de pasta blanda, utilizando una frita de este tipo, se fundó en Inglaterra en Chelsea en 1745, por Nicholas Sprimont. Las tres factorías inglesas que tuvieron éxito en la producción de pasta dura fueron Plymouth, Bristol y New Hall, Staffordshire, aunque ninguna produjo porcelana de gran sofisticación técnica o de diseño. William Cookworthy aprendió el secreto del ceramista americano Andrew Duché y ayudó a introducir el proceso en distintas factorías.

La invención de la china de huesos, una forma de porcelana, fue peculiar de Inglaterra y se atribuye al primer Josiah Spode, alrededor de 1800. Este descubrimiento resolvió muchas de las primeras dificultades de pérdida de forma, ya que la ceniza de huesos no es en sí misma un vidriado, sino que reacciona con los otros ingredientes de arcilla, cuarzo y feldespato, para producir una pasta translúcida.

En 1751 se fundó una factoría de porcelana en Worcester y estableció una impresionante tradición de cerámicas finamente hechas y decoradas, muchas de ellas cocidas a alta temperatura; esta factoría aún existe actualmente. En Sévres, Francia, poco después de 1800, Alexandre Brongniart, descubrió una pasta excepcionalmente dura y refractaria que permaneció en uso durante más de un siglo. La producción de cerámicas finas continúa todavía en Sévres.

historia de la cerámica inglesa


Juego de porcelana de la Chelsea Porcelain Factory de Nicholas Sprimont, circa 1759-1769. (Victoria and Albert Museum)

Historia de la cerámica