Durero y el arte del grabado

En el año 1498 fueron publicados quince grabados en madera del Apocalipsis de San Juan. Durero había hecho hasta entonces unas treinta xilografías, que no eran sino el preludio de las grandiosas visiones posteriores.

Con esta obra se produjo un cambio decisivo en el hasta entonces sencillo grabado perfilado en madera. Abandonando la técnica tradicional de entonces, Durero acentuó los efectos de luz y sombra y matizó las intensidades de “color” con superficies rayadas. Con el Apocalipsis obtuvo un éxito universal. Además de las láminas del Apocalipsis, la serie consta de La vida de la Virgen (19 estampas, más la portada) y una Gran Pasión (11 estampas, más la portada), la primera realizada de 1502 a 1510, la segunda entre 1498 y 1510.

En los últimos años del siglo XV se manifiesta gran preocupación e interés por acontecimientos, milagros y signos sobrenaturales que, en opinión de la época, presagiaban el fin del mundo. Las épocas de disturbios y de pobreza traen consigo pensamientos escatológicos.

La obra de Durero refleja una prolongada preocupación por hechos milagrosos que duró decenas de años. Mientras trabajaba en el Apocalipsis, pintó la obra de acabado minucioso, como de miniatura, que representa a San Jerónimo en la selva. En el anverso puede contemplarse un paisaje idílico, de aspecto nórdico, con un festón de montañas bañadas por la luz de la mañana; el reverso de la tabla, en cambio, y con una técnica muy diferente, presenta el relato dramático de un sueño del pintor, trazado con grandes pinceladas nerviosas, donde se está en presencia de el emerger de un meteoro en un mar de luz.

Según Durero, una de las principales misiones del arte es la descripción de la Historia Sagrada. En ella reside la inspiración para la mayoría de sus creaciones. Sus temas principales son la pasión de Cristo, las vidas de la Virgen y de los santos, predominando el grabado en la realización de las obras. Mediante el grabado, el arte de Durero alcanzó gran influencia sobre su época.

En su obra pictórica predominan los temas marianos, que abarcan un largo período, desde hacia 1495, con las tablas de Los Siete Dolores de María (Munich, Dresde) y con el Altar de Dresden (hacia 1496, pintura sobre tabla), hasta La Virgen de la Pera, de 1525 (Florencia, Uffizi).
alberto durero
Apocalipsis de San Juan, de Alberto Durero (Biblioteca del Museo Correr, Venecia). Las xilografías del Apocalipsis que realizó en 1498 supondrían el mayor logro artístico de Durero, tanto por su contrapunto estético y religioso con la Última Cena de Leonardo da Vinci como por el terror social que se había propagado entre los milenaristas, que auguraban el Día del Juicio Final dos años después. Varios hechos catastróficos alentaron esta fortuita paranoia, como la caída de un enorme meteorito en tierras alemanas, las riadas del líber y el nacimiento de seres malformados tras los continuos brotes de peste que asolaron todo el continente. Durero, profundamente religioso, quedó muy marcado por estos miedos, que plasmó con total desparpajo en estas monstruosas estampas que describen la invasión terrenal de las fuerzas del mal.

Arte del Renacimiento