Nueva declaración de los derechos humanos

¿Qué es el surrealismo? Al intentar definirlo, André Bretón recurrió en 1924, en el Primer manifiesto del surrealismo, a una formulación estilísticamente equiparable a la de los diccionarios y enciclopedias.

«SURREALISMO, s., m. – Automatismo psíquico puro mediante el cual se intenta expresar verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo el funcionamiento real del pensamiento. Dictado mental sin control de la razón, más allá de cualquier consideración estética o ética.

ENCICLOPEDIA. Filosofía. El surrealismo se funda en la creencia en la realidad superior de ciertas formas de asociación anteriormente desatendidas, en la omnipotencia del sueño, en el juego sin finalidad determinada del pensamiento. Aspira a la destrucción definitiva de todos los mecanismos psíquicos y pretende ocupar su lugar en la solución de los problemas fundamentales de la vida. Profesan el surrealismo absoluto Aragón, Barón, Boiffard, Bretón, Carrive, Crevel, Delteil, Desnos, Eluard, Gérard, Limbour, Malkine, Morise, Naville, Noli, Péret, Picón, Soupault, Vitrac.»

Con este elemento textual pseudocientífico, Bretón completa su Primer manifiesto del surrealismo, de estilo siempre quebrado e irreductible a cualquier articulación lógica, con una variante estilística, con una nueva dilucidación de la forma artística que propone como «surrealismo».

Repasando los nombres de quienes, en opinión de Bretón, representan el «surrealismo absoluto», cabría pensar que se trata de un movimiento exclusivamente literario aunque, en una nota explicativa, acepta también el acceso de los artistas plásticos a ese dominio nuevo abierto al arte en general. A algunos de ellos, concretamente a Uccello, Seurat, Moreau, Matisse, Derain, Picasso, Braque, Duchamp, Picabia, De Chirico, Klee, Man Ray, Ernst y Masson, los incluye en el grupo de quienes, sin haber oído las «voces surrealistas», de alguna manera se encuentran cerca del nuevo movimiento.

Sorprendentemente, Bretón no se acuerda sólo de sus contemporáneos, sino que, a la vez que a Uccello, Seurat o Moreau, cita a representantes de generaciones anteriores -en el ámbito de la poesía señala a Dante, a Hugo o a Chateaubriand-, como si el surrealismo constituyera una actitud mental básica que hubiera existido desde siempre a través de los siglos. Sin embargo,, el análisis de los hechos históricos evidencia que, aunque siempre hubo artistas cuyas obras se inspiraron en lo onírico, en lo trascendental, en lo irracional o en el absurdo, el surrealismo sólo se abre a una comprensión más precisa cuando se considera como un movimiento artístico vinculado a una época determinada, concretamente a los años transcurridos entre las dos guerras mundiales.

Fue Guillaume Apollinaire quien acuñó el concepto de «surrealismo» en 1917. Lo utilizó por primera vez en el programa del ballet de Erik Satie Parade; posteriormente definió como «drama surrealista» su propia pieza teatral Les mamelles de Tirésias (Las tetas de Tiresias).

movimiento surrealista

MAX ERNST
La cita de los amigos, 1922, óleo sobre lienzo, 130 x 195 cm Colonia, Museum Ludwig
Personas representadas: 1. Rene Crevel, 2. Philippe Soupault, 3. Hans Arp, 4. Max Ernst, 5. Max Morise, 6. Fjodor Dostojewski, 7. Rafael Sanzio, 8. Théodore Fraenkel, 9. Paul Eluard, 10. Jean Paulhan, II. Benjamín Péret, 12. Louis Aragón, 13. André Bretón, 14. Johannes Theodor Baargeld, 15. Giorgio de Chiricoo, 16. Gala Eluard, 17. Robert Desnos.

Volver a Surrealismo