Historia del Arte

El Tajín

Un poco más al norte de esta gran zona central veracruzana se encuentra El Tajín, la ciudad dedicada al dios de la lluvia y del trueno, metrópoli cultural y religiosa del pueblo totonaca durante el período clásico.

Es ahí donde culmina el arte de toda esta región, con la erección de numerosos edificios cuya ornamentación se ve frecuentemente realzada mediante frisos de las mencionadas volutas entrelazadas. Y si estos edificios carecen de la monumentalidad -y de la solemnidad- de Teotihuacán o de Monte Albán, presentan en cambio un aspecto alegre, ligero y elegante.

Las plataformas, las escalinatas y los propios basamentos de las pirámides ostentan variantes locales de «tableros» rematados con una alta cornisa biselada y perforados con profundos nichos, o adornados mediante grandes diseños de grecas u otros motivos geométricos en fuerte relieve.

Y al captar los rayos del sol, estos elementos se vuelven animados, produciendo un juego particularmente vivo de luces y sombras.

El ejemplo más representativo de esta arquitectura es sin duda la famosa «pirámide de los nichos», cuyos profundos nichos suman, junto con la puerta de acceso al santuario, un total de 365, en relación simbólica con los días del calendario solar. Este armonioso edificio, en que se combinan de una manera muy feliz los elementos horizontales y verticales, destaca en medio de las otras construcciones del centro ceremonial.

Y el color claro de sus piedras se recorta sobre el fondo cubierto de exuberante vegetación de los cerros circundantes, en aquella fértil región totonaca, tierra tropical que vio nacer el cultivo de la vainilla.

Después de haber sobrevivido por algún tiempo al tremendo colapso del mundo clásico mesoamericano, El Tajín será abandonado a su vez, junto con otros centros totonacas como Las Higueras, donde se han descubierto excelentes restos de pintura mural que revelan aspectos poco conocidos de la cultura totonaca clásica. Y las ciudades que se van a levantar en esta región durante los siglos anteriores a la conquista española distan de tener el esplendor que se ha visto en El Tajín.

Este es el caso de Cempoala, última capital totonaca, ciudad vasalla del imperio azteca y primera en aliarse a Hernán Cortés cuando éste desembarcó por fin en Villa Rica de la Vera Cruz.

¡Ilusos totonacas, que esperaban de esta manera sacudirse un yugo, sin imaginarse que iban a forjarse uno más férreo, contribuyendo además al desmoronamiento total del mundo indígena!

arte precolombino de méxico
El Tajín (México). Sitio arqueológico de la cultura totonaca que se caracteriza por el hábil manejo del nicho, un elemento arquitectónico que se distribuye de diferentes maneras en los edificios de la zona, como se puede apreciar en esta imagen.

Volver a Arte precolombino en México