Mirón, el primer gran artista