Giogio Vasari y la literatura del arte

Como solía suceder con muchos de sus coetáneos, Giorgio Vasari (1511-1574) fue un artista polifacético que desarrolló su talento en diversos campos. Así, fue pintor, arquitecto y escritor. En cuanto a pintura ha dejado muestras en los frescos que realizó para el Palazzo Vecchio de Florencia, así como los de la Cancillería de Roma. En el terreno de la edilicia, su arte brilló aún más, especialmente con la Galería de los Uffizi, donde siguió el modelo miguelangelesco de la Biblioteca Laurenziana.

No obstante, su gran aportación a la Historia del Arte no se halla en las artes plásticas, sino como autor de las Vidas de los mejores pintores, arquitectos y escultores italianos (1550), libro que se convirtió en un éxito ya en su misma época -se reeditaría revisado y ampliado en 1568-, y que hoy en día se considera un texto fundamental para comprender el arte del Renacimiento. Este texto se ha de situar en el fenómeno de la literatura del arte que tuvo lugar en el siglo XVI, cuando aparecieron multitud de teorizadores, como Zuccaro, Vignola, Palladio o Bellori (considerado el sucesor de Vasari, al escribir otro libro sobre los artistas de la siguiente generación).

Si bien es cierto que proliferaron tratados y otros estudios, el texto de Vasari se suele considerar como uno de los más importantes, al introducir por primera vez un nuevo género, el de las biografías de artistas. El prestigio de éstos se había incrementado en correlación a la valoración de las artes plásticas, que comenzaban a ser consideradas como algo creativo y mental y no puramente artesanal.

arte del renacimiento

Portada de Vidas de los mejores pintores, arquitectos y escultores, de G. Vasari (Florencia, 1568).

Arte del Renacimiento

Artículos relacionados
Es, verdaderamente, una entidad moral dotada de espíritu propio, tan parecida y tan distinta de
A la muerte de Bramante en 1514 le fue encargada a Rafael la dirección de
La solución de planta concentrada, bizantina, de Bramante para San Pedro de Roma no parecerá
Serlio ha dejada escrito que Bramante empezó como pintor; pero se puede asegurar que sólo
Entre 1513 y 1514, Alberto Durero casi abandonó su actividad artística; pero de aquellos años
Aparte de pequeños viajes, por ejemplo a Augsburgo y a Bamberg, o a Suiza, en