Procesión en la Plaza de San Marcos

Gentile Bellini inició un estilo típicamente veneciano de pintura narrativa, en el que ha sido llamado el “estilo presencial”. Prueba de ello es su cuadro la Procesión en la Plaza de San Marcos (Processione in Piazza San Marco) perteneciente a un ciclo de tres obras que realizó, junto con otros artistas, para la Scuola Grande de San Giovanni Evangelista. En las ocasiones festivas o por motivo de la visita de altas personalidades, la plaza de San Marcos desplegaba todo su esplendor y se convertía en el centro de grandes actos. Los diversos edificios se engalanaban con banderas u otros elementos para participar también en la fiesta. El cuadro de Bellini muestra uno de estos actos: los milagros de las valiosas reliquias de la cruz que desde 1393 estaban en posesión de la escuela.

Representa la procesión que se celebró el día de San Marcos, el 25 de abril de 1444. Es el momento justo en que la reliquia pasa ante el comerciante de Brescia llamado Jacopo Salis que observa la curación de su hijo.
Los edificios, las figuras e incluso los objetos más pequeños están representados con gran detallismo y realismo, como los pintores flamencos, pero sin esa obsesión por el simbolismo. En esta procesión las figuras se ubican en un escenario arquitectónico típicamente veneciano, uniendo edificios bizantinos con italianos.

La pintura de Bellini ofrece una perspectiva fiel del aspecto de la plaza en 1496. En el lado izquierdo se ven todavía las Procuratie Viejas medievales, que se reconstruyeron en 1515. La torre del reloj es la predecesora de la actual, la Torre dell’Orologio, que empezó a construirse en 1496. A la derecha también se reconoce la fachada de la iglesia de San Basso, demolida en 1661, y en la Piazzetta dei Leoncini, al lado izquierdo de la basílica de San Marcos, se alza todavía la Casa de los Canónigos de San Marcos. A la derecha, junto al campanario, se aprecia el Hospicio Orseolo, derribado para construir las Procuratie Nuevas. Entre San Marcos y el Palacio Ducal se observa la Porta della Carta.

La misma plaza muestra los típicos aplacados venecianos con ladrillos, que sólo se han conservado en algunos patios interiores. Las pequeñas figuras pueblan toda la superficie, presentado un excelente muestrario de la sociedad veneciana de la época.
Debido a esta representación tan detallada y precisa de la plaza, Gentile Bellini fue conocido como el precursor del paisajismo urbano entre los pintores venecianos del siglo xviii. Bellini desarrolló un estilo con una densa y variada gama cromática y una grandiosidad espacial. De hecho, la perspectiva, a pesar de su importancia en el lienzo, es menos cuidada que la iluminación y el colorido.

Su estilo tan descriptivo y lleno de realismo y frescura, así como una gran capacidad de inventariar, convierten sus cuadros en una fiel muestra de la vida en la ciudad de la laguna.
Este óleo sobre lienzo con la representación de La Procesión en la plaza de San Marcos, realizada en 1496, y con unas medidas de 376 x 745 cm, se conserva en la Galería de la Academia de Venecia.
doctorado historia del arte

Arte del Renacimiento