Amedeo Modigliani: El conde Weilhorski

Marc Restellini (2002) ha reconstruido la historia de esta obra y ha propuesto su identificación con la expuesta en 1917 en la galería de Berthe Weill. Con el número 8 del catálogo de dicha muestra figuraba un cuadro titulado «retrato del conde W. – inacabado».

El cuadro, en aquella ocasión, no se vendió, como tampoco las demás obras expuestas salvo dos dibujos; luego lo compró una familia de coleccionistas franceses, a través de Zborowski, en 1919.

El pintor polaco aparece sentado en actitud circunspecta, con las manos, una encima de la otra, sobre las piernas cruzadas.

El fondo, de un rojo intenso, aumenta la desproporción entre la cabeza y el cuerpo diminuto, que está sin terminar en la parte inferior, la de las manos y las piernas.

Es distinta la estructura de otro retrato del mismo personaje, de propiedad de la galería Beyeler de Basilea, en el cual la cabeza guarda correspondencia con el cuerpo y que está igualmente sin terminar en la parte inferior.

historia de la pintura

El conde Weilhorski, 1917
Óleo sobre lienzo, 114 x 72 cm.
Colección particular.

Volver a Vida y obra de Amedeo Modigliani