Amedeo Modigliani: El gran desnudo

Formó parte de la colección de Jones Netter, al cual llegó probablemente a través de Léopold Zborowski, y luego pasó a la de Paul Guillaume, antes de llegar, en época reciente, a su actual paradero.

El punto de vista del espectador se sitúa al mismo nivel del cuerpo de la modelo, que, tendida sobre un lecho un canapé cubierto por una tela de un rojo intenso de reminiscencias «tizianescas», vuelve las piernas medio dobladas hacia el espectador y, estirando el brazo izquierdo sobre la cabeza, parece girar el busto hacia el fondo.

Las sutiles variaciones cromáticas del cuerpo de la modelo subrayan la postura, acentuando la sensación de serena relajación que emana del rostro, de perfil y con la boca y los ojos cerrados en un sueño aparente, y con el vientre blandamente alargado.

La pincelada grasa y aplicada en grandes toques que utiliza Modigliani en el fondo se contraponen al fino acabado de la piel de la modelo, cuyo origen se deriva del trazo esencial con el que está construida.

historia del arte

El gran desnudo, 1917
Óleo sobre lienzo
Nueva York, The Museum of Modern Art.

Volver a Vida y obra de Amedeo Modigliani