Paul Klee: Castillo y sol

Este óleo, que anticipa los resultados alcanzados tras el importante viaje a Túnez pero es también deudor del viaje italiano del otoño de 1926, en el que el autor había podido admirar los mosaicos de Ravena, recoge las múltiples direcciones en las que hasta entonces se ha desarrollado el arte de Klee: el módulo formal del cuadradito, el elemento del sol, repetidas veces incluido en las composiciones kleenianas y aquí con un papel dominante, suspendido en un firmamento casi uniforme y encajado entre las agujas del castillo-, la investigación sobre el color resuelta en una caleidoscópica combinación de tonalidades diversas y, en fin, el tema del «cuadro dentro del cuadro», introducido por el doble borde, que ocupa aquí tres lados de la composición.

El año 1928 es también el del escrito al que se debe la fortuna teórica de Klee; se titula Investigaciones exactas en el ámbito del arte, está centrado en temas del Racionalismo y se publicó en la revista de la Bauhaus en la época del traslado de la sede a Dessau (la derecha municipal de Weimar se oponía a que la institución permaneciera en la ciudad). El texto defiende un equilibrio entre intuición artística y aspecto analítico-constructivo.

Esta armonía se pone bien de manifiesto en la producción de Klee. En Castillo y sol, la dicotomía es paradigmática: la arquitectura del castillo, compuesta por precisas figuras geométricas, se opone a otra figura, de carácter simbólico, la esfera del sol.

Ambos elementos se pueden considerar como metáforas del intento de conciliación teorizado por Klee. El enfoque del artista no es sin embargo pasiva aquiescencia a las reglas del funcionalismo, sino antes bien libre y desinteresada absorción y recodificación del mismo en clave lúdica, experimental, nunca absoluta. No faltan los ejemplos asimilables a esta obra, en especial la acuarela con técnica mixta Cuartel del tiempo en Pert (1928), en la cual cuadros, arcos de círculos y triángulos forman una especie de ensamblaje de arquitecturas.

historia de la pintura

Castillo y sol, 1928.
Óleo sobre lienzo, 50 x 59 cm.
Colección particular.

Vida y obra de Paul Klee